Percepciones de la derecha e izquierda

La utilización de los términos derecha e izquierda en la política se remonta a la primera asamblea legislativa francesa en 1791. A tan sólo dos años de la revolución francesa, los Feuillant se sentaban a la derecha de la cámara. Identificados principalmente como aristócratas que apoyaban la monarquía constitucional (sistema propuesto por San Martín al inicio de nuestra república). A la izquierda de la cámara se sentaban los Jacobinos, principales propulsores de la revolución y opuestos a la presencia del Rey en el estado.

Desde allí hasta nuestros días, qué entendemos por derecha e izquierda en cada país y en el tiempo ha variado considerablemente. Ser considerado en izquierda en Inglaterra es, qué duda cabe, distinto a en Bolivia. ¿Qué, pues, podría unir a Tony Blair con Evo Morales?

En el Perú, la última elección presidencial fue fuertemente dominada por un lenguaje que enfrascaba la discusión entre derechas e izquierdas (merito del APRA, por supuesto). Los gringos llaman a la manera en que las palabras dan forma a una discusión, framming. Es un concepto que en comunicación política ha tomado mucho vuelo en los últimos años. En ese sentido, en nuestro país se apela usualmente a los conceptos de izquierda y derecha: están en nuestras discusiones políticas, en los periódicos y en boca de nuestras suegras.

Muchas veces he meditado sobre ello, principalmente durante la campaña presidencial del 2006. Otras tantas me he preguntado, ¿Qué quieren decir mis amigos de chacarilla cuando me llaman “el cojo” (en alusión a Javier Diez Canseco) o mi futura suegra cuando me dice que soy un derechista que huele a “olpar (old spice)”? Jajaja

La semana pasada tuve entre mis manos el último informe de Ipsos APOYO, Opinión y Mercado, de agosto 2006. En la página 29 encuentro dos cuadros que originan esta nota y que, lamentablemente, no puedo mostrar aquí. El primero pregunta: ¿Cuál de estas opciones describe mejor que significa ser de derecha en política? Con 26% a nivel nacional la primera respuesta es “promover el desarrollo económico a través del libre mercado”. Mmmmmmm, y en empate técnico, con un 25% DEFENDER EL INTERÉS DE LOS RICOS. Abogar por la libertad quedó relegado a un tercer puesto con solamente 14%.

Claro, a nivel nacional la cosa parece pareja, pero qué pasa en el centro de nuestro querido país. El 61% de las personas consideran que la derecha es defender el interés de los ricos. En general, un tercio de Lima (33%) cree que ser de derecha tiene algo que ver con el libre mercado y un nada despreciable 20% cree que tiene que ver con el interés de los ricos. Sin embargo, en el interior de nuestro país, el 29% cree que tiene que ver con los ricos.

La segunda pregunta es ¿Cuál de estas opciones describe mejor que significa ser de izquierda en política? Un abrumador 26% a nivel nacional piensa que ser de izquierda en nuestro país es “DEFENDER EL INTERÉS DEL POBRE”: 33% en el centro, 40% en el oriente, 39% en el sur. En segundo lugar con 20% a nivel nacional viene “abogar por la justicia social”.

Queridos lectores, en el mundo real, la discusión teórica que tanto gusta a algunas personas sobre la defensa de la libertad y el libre mercado como derecha, opuesta a un estado grande y paternalista defendido por la izquierda no existe. Y me permito ser así de categórico pues las percepciones en política son la realidad, no es así en economía (y por eso tantos economistas sufren para hacerse entender), ni en derecho. Mis amigos publicistas y comunicadores convendrán conmigo.

En nuestro país querido, cuando alguien es llamado “de derecha”, lo que probablemente este diciéndose es que defiende el interés de los ricos. Bueno, la verdad es que aquí nada nuevo. El APRA, insisto, consiguió una gran asociación entre Lourdes Flores, la “candidata de los ricos” y la derecha. Lo que me llama verdaderamente la atención es la magnitud con la que se percibe que ser de izquierda es defender el interés de los pobres. Tengo la impresión que podemos dejar pasar, ya sin miedo, la asociación entre ser de izquierda y ser terruco, que durante más de una década existió en nuestro país.

Curiosamente, algunos cuadros más allá en el informe, se muestra como de los potenciales candidatos a las elecciones presidenciales del 2011, el único que es percibido como de izquierda es Ollanta Humala. Ojo, pare, cruce, tren! Es más que sabido que nuestros votantes privilegian el medio. Este artículo no es una invitación a proclamarse de izquierda, si son defensores de los pobres; es más bien, una invitación a dejar de pensar como uno, en nuestros propios términos y comenzar a entender que en la vida, quien importa es el otro, hasta para hacernos entender.

Una respuesta a Percepciones de la derecha e izquierda

  1. mclinked.com dice:

    First off I would like to say great blog! I had a quick question in which
    I’d like to ask if you don’t mind. I was curious to
    know how you center yourself and clear your head before writing.
    I have had a tough time clearing my mind in getting my ideas out there.
    I do take pleasure in writing but it just seems like the first 10 to 15 minutes are usually lost just trying to figure out how to
    begin. Any suggestions or hints? Cheers!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: