Ron Paul, libertarismo y América Latina

Ron Paul ya no es noticia, si es que alguna vez lo fue para usted. Sin embargo, tengo la impresión que pocos en America Latina conocemos lo que representa Paul o de donde viene el abrumador apoyo que consiguió en internet meses atrás. Mucho menos tenemos idea de las lecciones que podemos aprender a partir de él.

Tuve la oportunidad de escuchar a Ron Paul este enero, en pleno fragor de campaña. Me pareció un tipo muy agradable. Dice las cosas como son, es claro, directo y nada “florero”; además de coherente. Todas estas cualidades lo hacen un político distinto y atractivo. Pero dejenme contarles un poco sobre el espacio político que representa y que llaman Libertarismo.

Ser un Libertario implica sostenerse en tres pilares. El primero y sin duda del que se desprende los siguientes, es la libertad negativa. Hobbes nos ayuda pues:

“Libertad significa, propiamente, ausencia de oposición; por oposición quiero decir impedimentos externos del movimiento (…) Un hombre libre es aquel que, en aquellas cosas que puede hacer en virtud de su propia fuerza e ingenio, no se ve impedido en la realización de lo que tiene voluntad de llevar a cabo” (Hobbes 1651: 187).

Para ello se requiere minimamente el derecho a la vida, segundo pilar. El tercer pilar es el respeto a la propiedad privada. Estos pilares son limitados por el cumplimiento de pactos voluntarios y el principio de no agresión (o el imperio de la ley).

De allí se desprenden sus posturas básicas: Que el estado no se convierta en una oposición a mi ingenio (No intervención del Estado) ni existan barreras que me impidan ganar de este ingenio (Libre Mercado). A mi me sonaba a Republicano, a conservador, a lo que los latinos llamamos liberal, o los peruanos “derecha”… Hasta que lo escuche con atención.

Su oposición a la guerra en Irak entre los Republicanos llamó la atención. El principio que sostuvo fue de no intervención, de mantener un estado limitado (y no sé si el respeto a la vida también tendrá que ver). Cuando le preguntaron sobre Cuba y el embargo, respondió que EEUU debería comerciar con Cuba lo máximo posible y que “no tenemos derecho a intervenir en cómo los demás desarrollan su vida”. Me queda claro su deseo de no ser el policia del mundo, pues ello provoca odio hacia los EEUU y que el gobierno no sirva para lo que está hecho.

Sin duda, para millones de bloggers y jóvenes internautas norteamericanos el fundamento del mensaje es atractivo: Que el estado no se meta en mi vida (ni mis papás!), que gasten en mi (en salud y educación) y que me dejen ganar plata en paz. Simplificando groseramente. Aunque no muy lejos, pues la coherencia de Ron Paul es así, y propuso eliminar el impuesto a la renta. Más allá, eliminar la Fed (algo como el banco central de EEUU). Su fundamento es que los Founding Fathers no lo consideraron y que el estado no tiene el derecho al monopolio de la impresión de dinero (del que abusa provocando inflación que hace que el dolar valga cada vez menos). Atractivo?

Al ser preguntado sobre el aborto, un auditorio repleto de jóvenes universitarios esperaba sin duda una posición “pro-choice“, que significa dejar que la madre elija. Sin embargo, Ron Paul respondió que lo que más le interesa a él es la libertad de los individuos… y cómo no defender el derecho de los individuos a ser, para luego ser libres.

Tengo la impresión que la enorme cantidad de gente que se sintió cercana a Ron Paul, lo transciende; pues encontraron en él un discurso claro y coherente. Por ello, Ron Paul es un político digno de ser respetado, admirado y bien haríamos en requerir igual claridad y coherencia en nuestros políticos. Además, su mensaje de libertad pegó muy bien, especialmente entre quienes luchan por ella, los jóvenes.

¿Tiene este mensaje posibilidades en America Latina? No soy libertario, ni de derecha siquiera; y pienso que hay valiosas ideas que deberíamos rescatar. En primer lugar, la llamada de atención a los políticos pauperrimos, desgraciados e infámes que nos gobiernan. En segundo lugar, nuestra propia responsabilidad frente a la vida: Dependamos de nosotros y no de un gobierno mediocre y caprichoso. Y exijamosle a nuestros gobernantes que nos aseguren las condiciones necesarias para hacernos cargo de nuestras vidas; en vez de venderse a los empresarios rentistas, de favorecer a los conocidos o sencillamente robar. Yo creo que esto no es derecha ni es izquierda, es simplemente amor propio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: