De platos limpios y riqueza

¿Cómo se imaginan una mesa llena de latinoamericanos? Me refiero a doce personas entre bolivianos, peruanos, argentinos, brasileros, ecuatorianos y colombianos. Pues bueno, claro, hablamos de fútbol un momento, sí! La política nos ganó sin embargo. Algo tendrá que ver que la mesa redonda que nos congregó estaba en el comedor principal de la Universidad de Georgetown, en Washington DC. De hecho, fue esta misma tarde y era la primera comida que se servía luego de vacaciones. Había visitado el edificio ya unas 4 veces antes de poder entrar hoy, y no hubiera imaginado el banquete que se presentó a mis ojos de ninguna manera.Al entrar, luego de presentar nuestras tarjetas de identificación y pasando el pasillo de entrada, se presentó el comedor: Un espacio amplio con un plasma de 40 pulgadas con las noticias del momento corriendo. Mesas, sillas, alfombra, bien iluminado y principalmente con 10 viandas llenas de comida. Es decir, 10 barras de comida a todo dar! Encontré desde lechugas, tomates, zanahorias, espinaca, choclo, ensaladas calientes…. Pollo, prosciutto pavo, pastas… sopas! Plátanos, manzanas, papayas… Galletas, tortas… “¡Buey, que chingada!” como dijo mi amigo mexicano. Él aún no sabía que en el piso de abajo, existía un comedor igual de grande, igual de provisto, pero con helados y “sangücheras” también.

una-nueva.jpg

Mi ansiedad era notoria, algunos la acompañaban y habían otros, mejores disimuladores. Cada quien se sirvió un plato de comida y así la conversación comenzó. No pude contenerme y le comenté a mi amiga boliviana, a la izquierda, que me sentía pobre… me miró raro, muy “proper” ella. No pobre –corregí- abrumado por tanta abundancia. Ahh si entiendo, me contesto. De pronto, mientras ya algunos terminaban sus platos saltó la conversación que motiva esta nota.
¿Cómo era posible que hubiera tanta comida? Se hizo la salvedad sobre la ignorancia del número de personas por atender y cada uno comentó su vivencia: En Miami en los clubs de retirados botan… en los resorts botan… en los matrimonios botan… en los etc, botan. De pronto, nos dimos cuenta todos qué tan acostumbrados estamos a que no sobre nada. Todos nos transportamos al espacio común de nuestra niñez en donde nos obligaron a terminar todo, a terminar todo porque no había para más y no se sabía si habría para mañana. A terminar porque la comida no se bota. Las historias comenzaron a brotar a borbotones: Que si sobra lo metemos al taper y se vuelve desayuno, que la comida de navidad dura hasta tres semanas después. Sentimos todos el recuerdo de la escasez y la ironía de la abundancia que veíamos. “¡No! ¡pero es que mírate los platos!” Todos limpios.

La nota viene por mi sorpresa al descubrir una punta de nuestra cultura. Cómo sentimos que la comida es justa, que no hay que desperdiciarla, que no sobra. Cómo somos distintos a quienes tienen la certeza de tener comida siempre, ¡y no cualquier comida tampoco! –agregó un argentino. Cómo es que tenemos tan metidos en la médula la escasez.
¿Y será que esa escasez no la podemos transportar a todos los demás factores? Será que los latinoamericanos, unos más otros menos, no pensamos que realmente todo es escaso y por eso andamos siempre tan pendientes de lo que tiene el otro, de que no se acabe porque me quedo sin nada. Tan envidiosos de quien tiene riqueza porque la riqueza es escaza… ¿Es escaza? En la primera clase del Seminario al que asisto nos dijeron que los latinoamericanos pensamos que la riqueza está en los recursos naturales; si eso es cierto, entonces la riqueza es escasa y hay que ¿redistribuirla?, ¿nacionalizarla? Pero y si la riqueza está en las personas, es su capacidad de crear, de innovar, de aprender, de construir… Pienso que lo más importante es crear riqueza, y ser solidarios con las personas menos afortunadas. Creo que vale la pena pelear por tener instrumentos para hacer torta, antes que pelear por pedazos de torta más chicos ¿no les parece?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: