Una oportunidad perdida: La web y las elecciones presidenciales peruanas

Al acabar la campaña electoral del 2006 en Perú, como muchos seguramente pensé: ¿Por qué los equipos de campaña no utilizaron masivamente la web para realizar su campaña de persuasión?

Esfera virtual

Como economista debería pensar que para decidir utilizar la web como herramienta política activa, sería un análisis de costo beneficio. Para el gerente de campaña a cargo la elección de invertir recursos, ingresar a la web implica un costo, de hecho una inversión. Ésta resulta rentable o no dependiendo de cuantos votos puede captar. Sobre los costos, éstos no tienen que ser elevados: y dependerán de la calidad, contenido y seguimiento de las iniciativas (marketing viral, vía comunidades, propaganda, etc).

En todo caso, el gerente se encontrará ante la dificultad de medir el beneficio esperado. Cómo saber cuántos votos uno capta por mantener una comunidad, mil páginas, mandar correos, promover foros, abrir perfiles y grupos. Pienso que además de reconocer que no hay datos sobre ello, debemos reconocer que tampoco hay datos sobre cuántos votos aportan los mítines, o cuanto ayuda (si ayuda) la propaganda gráfica en los postes. Es así que nos enfrentamos, como el gerente, a un problema de medición del beneficio.

Siendo perspicaces, tocaría hacernos la pregunta de si es adecuado enfocar el tema en un marco de costo – beneficio. Particularmente, me parece que para quien lleva a cabo una campaña resulta un error adoptar este enfoque pues otorga excesivo énfasis en el resultado y no en el proceso. El proceso por el cual se realiza la persuasión y se influye a la sociedad en esta nueva esfera, provee de cercanía, participación, impacto duradero y efecto multiplicador dadas las características del usuario. Además modifica el mismo proceso pues la producción de información es descentralizada por principio. Este punto posiblemente causó temor en los comandos de campañas, la cultura de la colaboración no tiene un final preestablecido y hay que estar dispuesto a dejarse llevar.

Es verdad que la sociedad civil ha tenido participación en esta campaña a través de algunas páginas de ataque directo pero no firmado. He seguido también el contenido de muchos blogs, foros y abundantes “cadenas”, da mucha alegría ver una sociedad civil que empieza a hablar de manera “espontanea”.

Candidatos principales

Lamentablemente, los actores políticos no estuvieron a la altura y perdieron la valiosa oportunidad de “enganchar” al internauta no político a través de nuevos mecanismo, paginas de apariencia no-política, humor, comunidades, juegos, etc. Asimismo, perdieron gravemente la ocasión de construir una relación con el internauta político, fortalecer su vinculación y su compromiso (a través de páginas dedicadas a la movilización, páginas que pueden permitir enviar e-cards, mensajes, saludos, etc.), creando discusión, etcétera.

Para finalizar, desde mi óptica la web se constituía como la oportunidad para “enganchar” a 12% del electorado estando éste entre los 18 y 22 años. La gran mayoría son usuarios web y poco políticos. La falta de conocimiento, creatividad y decisión llevan a que la riqueza de una esfera pública con la capacidad dinámica descrita haya sido desaprovechada por los equipos de campaña para entablar una relación distinta con sus potenciales votantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: