Tendencias en Latinoamérica, Octubre 2007

En mi opinión, las tendencias políticas de latinoamérica estarán en función a tres elementos claves, especialmente cuando el crecimiento económico se contraiga. Por un lado, la energía y el agua; por otro el comercio y finalmente, a la aparición de una nueva clase media latinoamericana.

Para generar bienestar en nuestras poblaciones, los países latinoamericanos precisamos, al menos, crecer económicamente. Un limitante a este crecimiento es el acceso a recursos. En el presente, la independencia de este factor permite a los gobiernos de Ecuador, Bolivia y Venezuela manejarse con un sesgo populista. Sin embargo, pienso que este sesgo es muy sensible al precio del petróleo; y en los casos de Ecuador y Bolivia, es además sensible a las demandas de sus poblaciones indígenas. De esta manera, creo que con independencia de las aspiraciones de cada caudillo, la política latinoamericana debe converger hacia la colaboración e integración energética en un marco de mutua dependencia.

Latinoamérica, sin embargo, para desarrollarse requiere mercados para colocar sus bienes y servicios. En ese sentido, vemos ya nuestro fraccionamiento político pero también posibilidades de unión. Por un lado, de aprobarse el TLC entre EEUU y Perú, éste podría provocar una desviación de la inversión que recibe Ecuador y Bolivia. Evidentemente, esto representaría serios problemas para el estilo de gobierno que ambos países mantienen. La competencia entre Ecuador, Chile y Perú por mercados asiáticos puede ser compensada por la colaboración con Brasil, Argentina y Venezuela para obtener puertos en el Pacífico. Este escenario implica una dirigencia en Latinoamérica dispuesta a colaborar por el mutuo beneficio.

Finalmente, este último periodo expansivo ha provocado la aparición de una clase media ligada a pymes de servicios, a veces informales; receptora de remesas y cada vez más demandantes de consumo. Pienso que, siendo producto del desarrollo económico ligado al libre mercado, es más creyente en sus propias capacidades y en los beneficios de la estabilidad. De allí, arriesgo a concluir que en la medida que haya más gente que tenga, habrá menos dispuestos a arriesgarlo todo con aventuras caudillistas. Casos como Venezuela, Ecuador y Bolivia, en donde el crecimiento sigue ligado a aparato estatal son la excepción.

En conclusión, mi impresión es que las tendencias políticas latinoamericanas estarán determinadas en función de los recursos disponibles, de las oportunidades comerciales y que veremos más estabilidad en las zonas con crecimiento asociado al mercado y no al estado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: